Analisis y acontecimientos ocurridos en nuestra tierra. Opiniones y debates sobre los aspectos que nos afectan.

jueves, 11 de septiembre de 2008

Consideraciones políticas


Se habla mucho sobre la paciencia del Saharaui, sobre su manera particular y colectiva de afrontar los problemas y las situaciones cotidianas que afectan su forma de vida, y de como a ojos de los demás parece que muy pocas cosas lo pueden inmutar o sorprender. En situaciones en las que otros estarían tirándose de los pelos, el saharaui parece "lento" y "resignado", verlo de esta manera es una forma reducida a su máxima expresión y simplificada en su conjunto, pero en el mundo "estresado" que vivimos las reacciones de nuestra cultura pueden parecer un "privilegio" a ojos ajenos, o incluso peor interpretarse como una “desgana o un conformismo”, cuando es todo lo contrario es una forma muy reflexiva de abordar las problemáticas que nos toca vivir y de esta manera enfrentarse en mejor disposición y mejor preparados a los hechos que sacuden nuestras vidas.

¿Porqué esta pequeña reflexión?, porque desde hace meses (por no decir décadas) se vienen diseñando estrategias de todo tipo con el objetivo de doblegar el espíritu de lucha y resistencia de nuestro pueblo y de minar su voluntad. Todos estos esfuerzos están muy bien orquestados y tratados de una manera tal que a simple vista parecen muy "beneficiosos y justos para nuestro pueblo", pero analizados con detenimiento enseguida nos percatamos de la trampa tendida y camuflada que ocultan.

El Frente POLISARIO desde su nacimiento realiza enormes esfuerzos por mantener a los saharauis unidos en la lucha contra el invasor externo e interno, una de las líneas de lucha desplegada internamente, esta centrada en el llamado “fenómeno del tribalismo”, el cual es una reminiscencia de los tiempos del colonialismo, cuando se identificaba a la población además de por su nombre, por su tribu, facción familia etc.. Siguiendo el principio de “divide y vencerás”.

Si bien es cierto que nuestra sociedad surgió y se coexionó sobre la base de la pertenencia a unas determinadas agrupaciones sociales, entiéndase "familias", "clanes" o "tribus", que se asentaron o bien ya estaban establecidas en la región geográfica a la que pertenece nuestro país desde hace varios siglos, y es cierto que estas agrupaciones llegaron a mantenerse en un equilibrio entre ellas al especializarse cada una de ellas en una determinada actividad, (unas se especializaron en la guía de caravanas hacia el sur de África y de vuelta hacia el norte, otras en el control y defensa del espacio geográfico al que pertenecían estas y otras agrupaciones, otras en la orfebrería y el comercio, etc..), e incluso se formo una especie de gobierno en la zona el cual determinaba la manera de proceder ante una eventualidad, el llamado "consejo de los cuarenta" formado como todos sabéis por los cheij o notables de las agrupaciones "tribus" de la zona. De esta manera se fue fortaleciendo la unidad entre ellas creándose una identidad y un sentimiento de pertenencia a un espacio geográfico y social, reforzado por compartir una religión una lengua común y una forma de vida condicionada por el continuo contacto entre ellas y el medio natural donde estaban establecidas dichas agrupaciones, se puede afirmar sin lugar a dudas que este es el germen de la identidad saharaui, aunque esta identidad se fue trastocando con el paso de los siglos y las interacciones e intervenciones de factores externos, como el contacto con otras agrupaciones sociales, incursiones de potencias extranjeras, fenómeno del colonialismo y las fronteras artificiales establecidas por estas potencias colonizadoras (fronteras artificiales, pero consensuadas por los países africanos para evitar guerras devastadoras por las mismas, "algo que Marruecos olvida deliberadamente" al pretender expandir sus dominios más allá incluso de su zona de influencia histórica).

Pues bien si bien es cierto que este es de modo muy resumido el origen de nuestra identidad y nacionalidad, no es menos cierto que pretender perpetuar esta forma de "gobierno primitivo" y tratar de ensalzarlo como todo un avance no es más que un largo retroceso en la consolidación de nuestra nación e identidad, y es una manera de servirle en bandeja de plata a los enemigos nuestra cabeza. ¿Que implica el intento de perpetuar esta forma de "unidad tribal"?, por un lado como es sabido las tribus no establecieron un área de dominio reducida o enmarcada solo a los limites geográficos de nuestra republica, sino que dichas tribus llegaron a extenderse por los territorios actuales del sur de Marruecos, Mauritania, Argelia y hasta Mali, por lo que pretender una organización tribal de la sociedad seria un disparate desde el punto de vista de la organización de un estado moderno, ¿donde estarían los limites de actuación de dicho estado?, ¿se tendrían que limitar a las fronteras de la RASD? o al haber "lazos tribales" en los países limítrofes ¿debería ejercerse su autoridad mas allá de las fronteras?, argumentos ampliamente explotados por Marruecos a la hora de describir la "inviabilidad" de un estado saharaui. Por otro lado, el pretender un reparto de poder en la RASD en base al "numero" de miembros de las agrupaciones del territorio, como fomenta el enemigo y algunos "iluminados", es un disparate se vea por donde se vea, ya que vulnera el principio de igualdad entre los saharauis y coarta la libertad de participación en los asuntos del país de sus habitantes, al reducir su participación a la teórica "cuota" asignada a los miembros de su "tribu", y por otro lado priva a la nación de poder contar con los miembros y cuadros más capaces para el desempeño de funciones publicas al servicio de la sociedad, al limitar su número a una cuota establecida para su “grupo", un disparate de consecuencias mayores. El gobierno y los cargos públicos se establecen en base a las capacidades y aptitudes individuales de los saharauis, sin tener en cuenta para ello ni su pertenencia a un grupo determinado, ni su raza, ni su sexo, ni su condición social o afiliación religiosa, para lo cual solo se debe de tener en cuenta la disposición y preparación de dicho individuo y la voluntad de trabajar para el país. Para lo cual se establecen varios mecanismos de asignación como el sometimiento a una votación ya sea popular o votación entre los miembros del gobierno, dependiendo del cargo a desempeñar y de las funciones que se le vallan a encomendar (no es lo mismo elegir a un presidente -elección popular-, que a un embajador -asignación o elección gubernamental-).

Marruecos juega a dos bandas o más ilustrativamente con un cuchillo de doble filo con el asunto del "tribalismo", por un lado trata de impulsar y reforzar el “orden tribal" tanto en los territorios ocupados, como disimuladamente y a través de terceros en los campamentos de Tinduf a través del fomento de diferencias entre los saharauis debidas a su origen o pertenencia y tratando de explotar las mismas con el pretexto del "tribalismo" y de esa forma erosionar la unidad nacional y debilitar el orden social, y en la otra banda se vale de argumentos sobre la dificultad y la imposibilidad de un estado en pleno siglo XXI de corte "tribal" y de la debilidad del mismo. (Realmente en este punto no le falta razón al enemigo ya que es un despropósito pretender una nación moderna basada y ejercida de modo tribal.)

Por lo que siguiendo la línea trazada por el Luali Mustafa Sayed, se debe rechazar todo tipo de acciones e iniciativas que vallan encaminadas a fomentar o consolidar formas de división y diferenciación entre los miembros de la sociedad saharaui y muy especialmente aquellas que se basen en argumentos "tribales" de pertenencia a una tribu o a otra por muy sutiles o inofensivas que parezcan dichas argumentaciones.

Otro "argumento" explotado por Marruecos en su lucha por demostrar la "incapacidad" de un estado soberano Saharaui, es el de la seguridad ante amenazas externas, tales como: La emigración, el terrorismo, el contrabando de estupefacientes o armas y demás. ¿Acaso existe algún país del mundo que en estos momentos tenga resueltos todos estos problemas? , ¿Estados Unidos quizás?, no, ¿la vieja Europa? claro que no, ¿Marruecos? ni en sus sueños.

Los fenómenos arriba señalados, son provocados por las grandes diferencias entre una parte del mundo y la otra, y por la incapacidad de los estados para integrar y fomentar el desarrollo de sus sociedades civiles evitando la marginación de una parte de la sociedad, y si bien el echo de mantener un numeroso contingente de policías y militares desplegados puede disminuir su acción, es una medida a todas luces insuficiente cara y que no ataja el fenómeno en su origen.

No existe una única solución, pero quizás el contribuir a disminuir las diferencias entre mundo rico y mundo pobre, a base de actuaciones de índole económica y social y fomentando la participación ciudadana en el desarrollo de cada país sin exclusiones, sea una manera más eficiente y posiblemente más barata que el despliegue de miles de efectivos del orden publico. Ejemplo de la mala implementación de soluciones es precisamente el país que pretende demostrar nuestra futura "incapacidad" en estos asuntos, Marruecos, el cual ve como día tras día aumenta el descontento de una masa importante de su población, al verse marginada y sin oportunidad de mejora en lo económico y lo social y de cómo los partidos políticos no los representan y los excluyen, traduciéndose este descontento en altercados públicos, manifestaciones, radicalización de posiciones, integrismo, contrabando de estupefacientes y aumento de la emigración. No es un secreto para nadie, solo por citar un caso, que en España, el mayor grupo de inmigrantes es el marroquí (no daré cifras porcentuales porque no tengo el dato a mano, y por otro lado no es correcto inventarse las mismas como hacen algunos), pero es ilustrativo, de las pocas oportunidades que encuentran en su tierra los ciudadanos marroquíes (creo que más le vale a Marruecos dejar la hipocresía a un lado y mirar y trabajar por su pueblo en vez de "preocuparse" por nuestros futuros retos)

También afirma Marruecos que un sexto "micro estado" en el magreb no seria viable ni contribuiría a el progreso y la estabilidad de la zona ¿Porque? nos preguntamos, ¿quizás por el poco peso demográfico?, o ¿será por la falta de recursos naturales para tener viabilidad económica? no creo que piensen en Marruecos de forma seria en estos argumentos tan débiles y falsos. Teniendo en cuenta que la estabilidad de la zona esta en peligro por las ansias expansionistas del Reino de Marruecos, y solo por ellos, no existe ningún país de la zona que ansíe anexionarse las tierras de los demás vecinos excepto Marruecos, que pretende perpetuar la anexión del Sahara y después parte de Mauritania, parte de Argelia y las Islas Canarias, Ceuta, Melilla, Andalucía "El Andalus" y los peñones limítrofes (Islas de Alhucemas -3-, Islas Chafarinas -3-, Peñón de Vélez de la Gomera, Islote de Perejil y hasta la isla de Alboran). !Y según ellos nosotros contribuiremos a desestabilizar la región¡, es un argumento patético y sin ningún fundamento sólido, más allá del efecto alarmista y propagandístico del mismo, ya que si una cosa a dejado claro por activo y por pasivo el Frente POLISARIO desde su creación, es el respeto de las fronteras heredadas del colonialismo y su inviolabilidad.

Sobre la capacidad económica del futuro Sahara independiente, creo que está de más hablar de ello, sin tirar cohetes al aire, ya que la reconstrucción y desarrollo de nuestra patria, será la mayor tarea a la que nos enfrentemos, sabemos que tenemos recursos suficientes tanto naturales como intelectuales para acometer la obra y crear una patria en justo equilibrio entre lo social y lo económico. Y por ultimo, debería Marruecos leer detenidamente las proposiciones del Frente POLISARIO en forma de garantías ofertadas a su reino para salir del Sahara de forma honrosa ( se le ofrece la explotación conjunta de nuestros recursos naturales durante X años de forma mutuamente favorable a los dos países, se garantiza a los súbditos marroquíes asentados en el Sahara la plena integración en el país con todos sus derechos y a través de la nacionalización de los mismos, pudiendo participar de pleno derecho en la gestión y desarrollo de la RASD, se olvidan las reclamaciones de tipo económico por las destrucciones acaecidas como consecuencia de la guerra entre las partes, y por ultimo se invita a Marruecos y a los países vecinos a fomentar la confianza por medio de la cooperación entre estados en todos los asuntos que puedan representar una amenaza para la seguridad de los mismos.) Se puede considerar que el argumento de Marruecos se cae por su propio peso ante las garantías que se le ofrecen.

Los retos que tenemos por delante son muchos, pero trabajando todos no cabe duda de que son superables, por ejemplo, nuestra política exterior adolece de una pequeña falta de agilidad y quizás de la contundencia que esperamos todos en sus respuestas, pero también hay que tener en cuenta que cualquier respuesta de la misma debe de ser meditada y consecuente, aunque a nuestro entender debe ser más enérgica en sus actuaciones, ya que el al fin y al cabo el pueblo es el que vive de primera mano las consecuencias positivas y negativas de la política exterior de nuestro país. Los lideres de nuestro país son los portadores del sentir de nuestra nación y sus manifestaciones deben ser acordes al sentir de las masas, ya que los mismos son elegidos por el pueblo y deben actuar en consecuencia, siguiendo este principio no cabe duda de que el pueblo exige contundencia en las respuestas de nuestros políticos a los titubeos de Naciones Unidas y a la diplomacia marroquí y demás interesados. El no trasladar el sentir de los saharauis al mundo, de forma firme y segura, por medio de los portavoces designados por el pueblo, seria un error ya que esa es precisamente su función, lo contrario sería más parecido a un portavoz "Real" el cual solo tiene en cuenta el "Real deseo" y se aleja del sentir del pueblo al considerarlos como súbditos y no como ciudadanos, al igual que nuestros vecinos marroquíes.

Reforzar el ejercito y sus capacidades combativas, entraña un gasto económico considerable, y por otra parte necesario e indispensable, la preparación y adiestramiento de nuestras fuerzas tiene que dar un salto cuantitativo y cualitativo, tanto en el empleo de técnica y material militar, como en las tácticas y estrategias a desarrollar ante la posible vuelta a las armas, no se puede hacer frente a un ejercito que nos supera en una proporción de fuerza viva, aproximadamente 10-15 a 1, con estrategias de guerra propias de ejércitos regulares con fuerzas semejantes, la guerra debe plantearse de modo irregular, teniendo en cuenta que Marruecos se encuentra en una posición defensiva cómoda, parapetado tras el muro, las acciones no solo se deben centrar en dicho muro (al cual es indispensable abrirle brechas), ya que es hay donde más fuertemente están equipados y concentrados, dicha estrategia se debe enfilar a debilitar y destruir sus infraestructuras en el interior del territorio ocupado, aeropuertos, puertos navales, bases de apoyo logístico, escalones de apoyo intermedio y si fuera necesario incursiones en territorio marroquí para atacar bases de apoyo a la fuerza, la táctica debe ir encaminada a la consecución de estos objetivos, para ello se deben crear grupos de operaciones especiales muy reducidos y muy especializados, pero con la autonomía y el equipamiento suficiente para el desempeño de sus misiones.

Así se asestarían golpes de mano en profundidad y se entorpecería el abastecimiento y refuerzo de las posiciones defensivas del muro, demostrando de esa forma la inutilidad e ineficacia del mismo, toda esta estrategia debe de ir de la mano de manifestaciones y revueltas en los territorios ocupados y desordenes en los mismos, de esta manera se puede llegar a paralizar la economía de las zonas ocupadas, lastrando con ello la débil economía del enemigo, Marruecos se vera en la obligación de destinar ingentes cantidades de recursos económicos y humanos para intentar revertir la situación, y es mas que probable que se vea obligado a movilizar a los reservistas, obligándose a sacar del ciclo productivo del país a una ingente cantidad de mano de obra, ahondando más en su crisis, lo cual seguirá lastrando su economía, aumentando el descontento de su población, dicho descontento aumentara a medida que empiecen a recibir ataúdes de seres queridos. (o como en la década de los 70 y 80 aumenten exponencialmente las cifras de muertos por accidentes de trafico, para camuflar sus bajas)

Por otro lado las acciones informativas deben aumentar, tanto en forma como en calidad, es necesario divulgar nuestra causa en todos los rincones del mundo, para ello se debe reforzar o renovar los gabinetes de prensa e información del país, aumentar el flujo de información hacia el exterior y contraatacar las manifestaciones orales y escritas procedentes de los medios marroquíes o internacionales influidos por la política del palacio y la de sus lacayos, en todos los ámbitos y esferas de la comunicación. Se debe potenciar la señal de la televisión Saharaui y aumentar el número de horas y el espacio dedicado a informaciones de nuestro país y del movimiento solidario con nuestra causa.

Bueno estas serían algunas de las líneas a seguir, claro está que esto solo es un esbozo de lo que se podría hacer en algunos frentes, y ni es una guía programática ni lo pretende, sino más bien la agrupación de las reflexiones y sugerencias de gran parte de nuestra población.

Siento lo extenso del artículo, pero no vi por donde simplificar y por si alguien tiene dudas del ansia marroquí por expansionarse a costa de sus vecinos, fijense bien en la foto (para vergüenza del presidente J. L. R. Zapatero)



TODA LA PATRIA O EL MARTIRIO

1 comentario:

Mohamed Mahamud Embarec dijo...

Es una verguenza ver tantos intelectuales saharauis en Espana que no hacen nada por la causa. Mira, desde septiembre del ano pasado no has puesto ninguna entrada. Qué pasa? Faltan temas?

Nuestra Bandera

Nuestra Bandera
RASD

Datos personales

Saharaui Licenciado en Sociología, abierto a debatir y analizar todo lo que nos concierne a los Saharauis.